ALTARES

 

A través de la fotografía, retomo la tradición de los bodegones, en los cuales cambio la función y las propiedades de los elementos cotidianos, creando una confusión entre lo vivo y lo inerte. Utilizo envases descartables de plástico y otros elementos desechables, materiales que no considero nobles y que se oponen a la belleza que asocio a las flores. Los elementos orgánicos e inorgánicos se confunden. Me pregunto si las apariencias engañan.
 
La valoración de lo natural fue cambiando cuando el hombre puso un nuevo énfasis en su intervención sobre el curso de la naturaleza. La tecnología permitió no solo comprender el entorno sino también transformarlo. Hoy, me cuestiono hasta dónde puede llegar la manipulación de la realidad y si existen grados de artificialidad. ¿Seremos siempre capaces de diferenciar algo natural de algo artificial?