IMPRONTA HEREDADA

 

“El pasado no tiene realidad sino como recuerdo presente.”

                                                                                  J. L. Borges

Desconfío de las totalidades, de lo que se considera completo y acabado. Sospecho mas bien que lo verdadero asoma en esos instantes en que la realidad parpadea, en esos fragmentos que componen la existencia. Aquello que nos dice quiénes somos nunca se expresa en planos generales. Lo que nos define es lo que notamos de forma oblicua, distraída, mientras miramos otra cosa. 

 

Nuestra genealogía es un momento descolgado de la historia, cuando esta se vuelve íntima, singular. Tan efímera como esos papeles ligeros que se vuelan de pronto y dibujan en el aire un enigma. Nos asombran, nos muestran otra cara de la realidad. Las presentes imágenes son retazos de historia, que un soplo de tiempo deja caer en mi presente.  

 

Gestos de hoy cuentan historias antiguas; miradas ancestrales observan desde ojos jóvenes. Se ensamblan relatos que nunca convivieron. Y yo, desde el otro lado de la lente, reconozco lo que soy. A tientas busco con la cámara recoger los fragmentos que me devuelvan mi historia y completen mi ser.