PALABRAS EN EL OLVIDO

 

Cuando mi abuela paterna vino a instalarse a Buenos Aires en 1924 trajo con ella todos los libros que había heredado de su padre, crítico de teatro.

 

Palabras que construyeron historia y que conformaron nuestra identidad. Quisiera honrar a las generaciones que nos precedieron y recuperar su memoria y su cultura.